El Rincón de Galadras

= PUBLICIDAD =




















Rentabiliza tu sitio!


Domingo, 18 de octubre de 2009
Estimados lectores:

A partir del próximo día 1 de noviembre voy a comenzar una nueva sección dedicada a la Astrología. En ella os iré contando los secretos, misterios e historia de esta seudociencia. La defino como seudociencia, porque evidentemente se puede considerar que no se ciñe a la defición exacta de la Real Academia Española de la Lengua ("
conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales"). Además la ciencia es el conocimiento sistematizado, elaborado mediante observaciones, razonamientos y pruebas metódicamente organizadas y repetibles. Matizemos.

No se puede considerar como ciencia ya que la base sobre la que se sustenta no son datos obtenidos ni obtenibles en un laboratorio, difícilmente repetibles y repetidos, ya que aunque dos personas nazcan el mismo día, a la misma hora, la latitud y longitud de su lugar de nacimiento determinan una mínima variación en la colocación celeste y producir detalles diferenciadores entre una personalidad y otra. No existen, tampoco, unas pruebas metódicamente organizadas, ya que, por razones obvias, no se puede determinar con exactitud la fecha, hora y lugar de nacimiento de ningún ser humano.

Pero sí podríamos hablar de la astrología como una ciencia desde el punto de vista de que se basa en un conocimiento obtenido por la observación y el razonamiento. En concreto, todas las interpretaciones sobre un signo zodiacal, en base a su ascendente, aspectos planetarios, casas, etc., no han sido obtenidos al azar, sino que se han ido elaborando en base a un estudio estadístico (claramente científico) a lo largo de años y años de observación y anotación. Y, evidentemente, de todas esas observaciones se han generado unos principios y leyes generales, que, además, son subceptibles de pruebas críticas si se contabilizan, estadísticamente, casos que contradigan dicho principio.

 En base a esto, visto de forma muy somera, es por lo que yo califica a la astroligía de seudociencia.

Pero mi intención o es entrar en debates metafísicos sobre si lo es o no. Pretendo aclarar y definir de una forma real, es decir con todas sus ventajas y limitaciones, lo que es la astrología. Porque ni es algo en lo que debamos creer a pie juntillas, ni tampoco es algo tan banal como
el típico horóscopo de la prensa escrita o televisiva, en los que se referencian unos aspectos tan superfluos y generales que cualquier coincidencia individual es pura casualidad.

Comenzaré contandoos un poco sobre la historia de la astrología, sus orígenes, su desarrollo, cómo se encuentra en nuestros días, para pasar a continuación a hacer una descripción de cada uno de los conceptos que la envuelven. Posteriormente y una vez adquiridos dichos conocimientos, pasaremos a ver las generalidades de cada signo y de los aspectos más importantes.

Si que decir tiene que todo esto será muy genérico, ya que para ver realmente las características de cada uno, debemos remitirnos a nuestra carta natal o astral, en la que se estudia nuestro cielo personal, el ascendente, el punto de la fortuna, las casas, los aspectos, la luna negra "lilith", etc., aspectos que determinan, en un estudio conjunto, nuestra personalidad, inquietudes, potencialidades, debilidades y virtudes.

Finalmente, y enlazando con el mundo de los sueños, hablaré sobre la, cada vez más pujante, astrología psicológica o psicología astrológica. Pero esto es mejor dejarlo para más adelante.

Espero que esta nueva sección despierte tanto interés como la de El Mundo de los Sueños y como siempre, muchas gracias por leerme.

Publicado por sagnasebar @ 19:32  | Astrolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios