El Rincón de Galadras

= PUBLICIDAD =




















Rentabiliza tu sitio!


Jueves, 02 de octubre de 2008
El signo del pentagrama se usa a menudo durante los ritos paganos modernos como una señal de salutación a los Grandes y a los cuartos.

Pero no es un signo moderno. Ya en la antigua Grecia la estrella de cinco puntas era el signo de la diosa en su aspecto marino, a menudo llamada "Astarte". Era un signo de protección y era habitual que los marineros se lo tatuaran en el monte de Venus de sus palmas para tener buena suerte,de sobra es conocida el alto grado de superstición de los marineros, sobre todo en la antigüedad.

El pentagrama representa el concepto del "hombre hecho perfecto" incorporando los conceptos del universo elemental dentro del cuerpo y el alma del hombre, el macrocosmos dentro del microcosmos. Esto lo reflejó de una manera sublime Leonardo Da Vinci en su Hombre de Vitruvio, el cual incluso fue incoporado en una placa de oro adosada a una de las sondas Voyager enviadas por la N.A.S.A. a los confines del universo.

Ahora bien, cada una de las cinco puntas de la estrella, tienen una asignación concreta, tal y como podemos ver en el dibujo.




Pero además de esto, hay un sistema de invocación y de anulación para cada elemento, de origen ceremonial y que algunos grupos Wicca (hablaremos de esto en otro artículo) utilizan.

Es habitual dibujar el pentagrama en el aire con el athame (puñal ritual de diverso material, puede ser metálico, de madera...), visualizándolo en la mente como si trazáramos en el aire una brillante estrella azul, que proyectaremos con el saludo final después de un gesto de agradecimiento a la hoja.

En los grupos Wicca, suelen realizarse los rituales en grupo y este acto de dibujar el pentagrama puede ser realizado por la sacerdotisa, mientras los otros miembros se limitan a levantar sus respectivos athemes; mientras que en otros lo llevan a cabo todos los miembros al tiempo.

Existen otro tipo de rituales, para los que resulta conveniente, e incluso necesario, dibujar realmente el pentagrama, ya sea en un papel o cartón, ya sea en el suelo. En este caso, no vamos a pintar el suelo lógicamente, entoces suele emplearse arena o sal. Nuevamente según el tipo de ritual a realizar, se empleará preferiblemente sal, como elemento limpiador y repelente de negatividades.

Existen dos tipos o maneras de dibujar el pentagrama. Tenemos el pentagrama de invocación y el de anulación.

El de invocación se empleará en aquellos rituales o festejos en los que vamos a pedir la realización de algún trabajo en el que invocamos la fuerza de los elementos, de la Gran Diosa o del Gran Espíritu (o aquello en lo que nuestra fe nos haga creer) para nuestra protección o ayuda.

El de anulación se usará en esos rituales que llevemos a cabo para rechazar o anular las posibles influencias negativas que el individuo pueda ver como amenazadoras.

Nos podemos encontrar, de hecho ocurrirá muy a menudo, con rituales que son una mezcla de ambas situaciones. Por un lado vamos a realizar una petición de ayuda y al mismo tiempo, reclamamos la expulsión de negatividades o maldades. En este caso usaremos solo la versión de invocación.

La diferencia entre una y otra forma de dibujar el pentagrama se puede observar claramnte en los siguientes dibujos.



Este tipo de pentagramas se emplea mucho en el Neopaganismo, cuyo uno de sus movimientos más extendidos es el de la Wicca.

¿Y qué es un neopagano? Es una persona que cree que la Divinidad o "Fuerza Divina" está en el interior de todos los seres vivos y también en el mundo material (esta creencia se conoce como "monismo": Dios es "uno" con el universo) y, en cuya religión se honran y observan los ciclos de la naturaleza.

Estos ciclos definen diferentes festividades, en las que los miembros se reúnen y entre cánticos y ceremonias bendicen a los elementos y realizan sus peticiones para esa estación. Esto, por supuesto, es mucho más profundo y prolijo, pero que sirva este comentario como una pequeña anotación para un futuro artículo.

Como es fácil de suponer, nuestros antepasados paganos honraban, incluso deificaban, a las fuerzas de la natrualeza en sus religiones, lo hacían porque sus vidas dependían de dichas fuerzas para una caza exitosa o para una buena cosecha.

Actualmente este concepto fundamental de nuestros antepasados a desaparecido, lo que provoca que el paganismo moderno se concentra en un ideal más espiritual, esforzándose por conseguir niveles más altos de conciencia y espiritualidad, aunque se sigue reverenciando a la Madre Tierra, el poder y la belleza del universo natural, y los arquetipos universales que están en nuestro interior.

Pero una de las bellezas más sobresalientes del paganismo, es su adaptabilidad.

Una religión de la naturaleza debe sintonizarse necesariamente al clima, a la geografía y al entorno. Y cualquier religión, para ser eficaz, debe sintonizarse a las necesidades del individuo. Pero al mismo tiempo las necesidades del individuo pasan, no solo por los aspectos materiales, sino por su propia fe, aquella en la que a crecido.

Como podemos ver, una religión de la naturaleza se debe sincronizar con el individuo y éste lo está con su fe, con lo que nuestra religión de la naturaleza se debe poder encuadrar dentro de nuestra fe, ya sea cristiana, ortodoxa o cualquier otra.

No debemos considerar que un festejo pagano está reñido con nuestra fe, cristiana por ejemplo, ya que ambas buscan el mismo fin y tienen el mismo origen, la creencia en un ser supremo al que le imploramos por nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos.

Por este motivo, siempre que describo cualquier tipo de ritual, recalco una y otra vez, que podemos realizar nuestra petición según nuestra creencia religiosa.

Además, no debemos olvidar que religiones muy extendidas en el planeta, de forma particular la iglesia católica, está impregnada de símbolos paganos y que ya eran utilizados por las sacerdotisas de antaño.

Tales son las velas, las flores en las celebraciones, las oraciones, la existencia de una persona que dirigía y orientaba al resto de miembros de la tribu (las sacerdotisas y los sacerdotes), incluso el nombre del personaje existía con anterioridad a la institución del cristianismo.

Un aspecto a dejar claro, ya que aún hay muchas personas que piensan así, es la gran cantidad de falsedades que circulan en torno a las prácticas religiosas neopaganas (abuso de drogas, promiscuidad...). Por desgracia ese tipo de acusaciones fueron invenciones, en tiempos pasados, para erradicar de la fe de las personas unas creencias que contravenían aquellas que se intentaban implantar.

Hoy nadie cree que los judíos asesinan y se comen a los niños pequeños como parte de sus rituales religiosos, sin embargo era una creencia altamente divulgada en la Edad Media, por razones obvias.

Esperemos que del mismo modo que esa creencia sobre la fe judia ha desaparecido de la opinión pública, ocurra lo mismo con los rituales neopaganos, que no tienen nada que ver con festejos demoníacos.

En sucesivos artículos, continuaré hablándoos de estos rituales neopaganos y en particular de la Wicca, movimiento muy extendido y que además de ritualizar peticiones de bienestar, celebra festejos divertidos y donde la música juega un papel fundamental.

Hasta la próxima amigos








Publicado por sagnasebar @ 20:26  | Conceptos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios