El Rincón de Galadras

= PUBLICIDAD =




















Rentabiliza tu sitio!


Domingo, 09 de diciembre de 2007
Desde la ?poca antigua las velas han sido utilizadas para rendir culto y adorar a diversos dioses y divinidades, pero es s?lo la religi?n cristiana la que las consagra como elemento indispensable en sus ritos religiosos.

Las velas han desempe?ado, a lo largo de la historia de la humanidad, una funci?n esencial en los ritos de tipo m?gico y religioso. En la b?squeda del ser humano de algo superior, de una gu?a para su vida, de un objeto para su Fe, se ha recurrido a las velas como elementos de intermediaci?n ante las fuerzas divinas.

El hombre ha considerado que el fuego tiene poderes purificadores, mientras que a la luz la ha concebido como un enxo de uni?n entre Dios y la humanidad. En la ?poca primitiva de la humanidad los hombres ve?an en el fuego el s?mbolo de la energ?a creadora y regeneradora de la naturaleza. Las velas han acompa?ado a la humanidad en su camino hacia Dios y hacia su propio mundo interior.

La historia de las velas se remotna a la historia del fuego. De todos es conocida la importancia que tuvo el fuego en el proceso de evoluci?n de la humanidad. En una primera etapa el hombre qued? asombrado y estupefacto al contemplar el fuego como un fen?meno de la naturaleza. Luego, encontr? la manera de conservarlo y, finalmente, elabor? un sistema para crearlo demanera artificial.

El fuego ayud? al hombre a adaptarse a un entorno dif?cil. Permiti? que sobreviviera cuando las temperaturas bajaban a l?mites intolerables. El fuego tambi?n ayud? al hombre en su lucha contra las bestias. Le dio una ventaja frente al resto del mundo animal. La posibilidad de cocer los alimentos, de endurecer la madera y de moldear los metales multiplic? su poder de acci?n sobre el mundo.

Por otro lado, podemos afirmar que el fuego contribuy? a establecer unas normas diferentes de convivencia social y estimul? el poder creativo e imaginativo del hombre. Las primeras l?mparas utilizadas por el hombre eran de piedra y usaban como combustible la grasa de los animales. Al amparo de su luz, los hombres primitivos trazaban aquellas primeras pinturas rupestres, por medio de las cuales invocaban la protecci?n de las fuerzas de la naturaleza, propiciaban la caza o simplemente eran una muestra de su naciente creatividad art?stica.

M?s adelante, pasaron a elaborar palos con grasa de animales a manera de teas. Luego se utiliz? la resina para reemplazar la grasa de los animales. Las civilizaciones egipcia, griega y romana utilizaban ya el aceite como combustible. Se dice que las primeras zonas urbanas iluminadas de manera permanente fueron los burdeles de Atenas y siglos m?s tarde los burdeles romanos.

Otras civilizaciones como la celta, utilizaban tambi?n el fuego en sus rituales m?gicos y religiosos. La primera noticia que se tiene de la existencia de las velas es de la civilizaci?n etrusca. Ellos las denominaban Cereus y las fabricaban con cera y sebo. Ya en la ?poca del imperio romano se utilizaban las velas en los templos en los que adoraban a los dioses y tambi?n las usaban en las casas de los grandes personajes del poder.

Cuando los cristianos eran perseguidos por los romanos empiezan a tenerse noticias ciertas sobre su utilizaci?n generalizada. Los cristianos perseguidos las usaban en los ritos que organizaban en las catacumbas, de manera clandestina.

La religi?n jud?a tambi?n ha hecho uso continuo de las velas en sus ritos. Desde ?pocas remotas se utilizaban en los cortejos f?nebres y tambi?n en los bautizos. Desde la Edad Media, la Iglesia Cat?lica institucionaliz? su uso en los altares de las iglesias y en sus famosas y monumentales catedrales. En esta ?poca exist?a la costumbre de encender las velas durante toda la noche en conmemoraci?n de las festividades religiosas m?s importantes.

Teniendo en cuenta esta historia de las velas, no resulta sorprendente que el acto de encender una vela lleve impl?cito todo un mundo de ilusiones, esperanzas y enriquecimiento de nuestro esp?ritu.

Prescindiendo de cualquier tipo de referencia religiosa, las velas y el fuego que ellas mantienen y dan su existencia para su mantenimiento es un acto de fe, pero de fe en nosotros mismos, en nuestra capacidad de crear y de sentir y de proyectar, a traves de esa vela encendida, a nuestro alrededor esos sentimientos y emociones.

Por eso, cuando oigo a alguien hablar de "te voy a encender una vela negra", no puedo por menos que sonreir.

Aunque los colores tienen su significaci?n, lo realmente importante y lo que determina el significado de encender una vela, no es su color, es el sentimiento con el que se hace.

Puedo encender una vela negra con toda mi buena intenci?n, como simple acto de quemar, de elminar cualquier maldad a mi alrededor; y en cambio, encender una vela blanca deseando alg?n perjuicio a alguien.

Por eso mismo, tampoco existe magia blanca, negra o del color que queramos, lo que hay son sentimientos blancos, negros o de cualquier color. La actitud de la persona que realiza el ritual es el que determina el color de su magia.

En pr?ximos art?uclos os contar? la significaci?n general de los colores de las velas, aunque como podr?is comprobar vosotros mismos, suele haber mucha discrepancia al respecto.

Tambi?n os comentar? peque?os rituales de protecci?n o de atracci?n de buena suerte, cuya efectividad, fundamentalmente, depender? de la fe con la que los realicemos.

En cualquier caso, siempre que encend?is una vela, hacedlo con bondad y con buena intenci?n, del mismo modo que nuestros antepasados en las cavernas encend?an su fuego para proporcionarse bienestar y protegerse de las fieras que los rodeaban.

Hasta pronto amigos.

Publicado por sagnasebar @ 21:06  | Esoterismo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
hola quisiera que me dieran una idea para justificar un trabajo en el colegio sobre las velas gracias
Publicado por vane
Mi?rcoles, 22 de octubre de 2008 | 4:02