El Rincón de Galadras

= PUBLICIDAD =




















Rentabiliza tu sitio!


Jueves, 13 de diciembre de 2007
A?n cuando todos los sue?os de entierros pueden parecer iguales a primera vista, en realidad debemos realizar varias distinciones para poderlos interpretar correctamente.

1.- Sue?os de ENTERRADOR, en los cuales s?lo vemos al enterrador, pero no al muerto ni al funeral.

2.- Sue?os de ENTERRAR, que se realizan fuera del cementario y en los cuales se entierra a un animal, un objeto, o no sabemos el qu?, pero nunca una persona.

3.- Sue?os de ENTIERRO, en los que vemos enterrar a alguien.

4.- Sue?os de FUNERALES, en los que presenciaremos la ceremonia religiosa del entierro.


ENTERRADOR

So?ar con uno o varios enterradores que en aquel momento no se est?n ocupando de un entierro, casi siempre presagia la muerte de alg?n pariente lejano o amigo que nos legar? sus bienes; es decir, nos promete una herencia inesperada, tanto mayor como m?s enterradores so?emos.

ENTERRAR

Si so?amos que enterramos un animal o un objeto, el presagio se halla contenido en el nombre de lo que enterramos o veamos enterrar; pero si en el sue?o no distinguimos de qu? se trata, su mensaje ser? de car?cter psicol?gico y se refiere a un cambio radical de vida, a la muerte de una tendencia interior, cuyas consecuencias ser?n buenas o malas para nosotros seg?n el sentimiento dominante en el sue?o. Tambi?n el estado del tiempo ser? indicador, seg?n sea claro y soleado o nublado y tenebroso.

ENTIERRO

Si so?amos el entierro de otra persona, nos presaia el triunfo sobre nuestros enemigos, ya sean externos, es decir, personas que desean perjudicarnos, o internos, o sea entimientos o instintos, en cuyo caso su significado es el mismo que el de ENTERRAR.

Si nos entierran a nostros, debemos distinguir entre el que nos entierren vivio o que nos entierren muertos.

En el primer caso, nos revela que alguien desea nuestro mal y hace lo posible por perjudicarnos, ya sea de palabra (calumni?ndonos) o de obra; quien as? procede suele ser aquel o aquellos que so?amos que nos entierran vivos.

Si nos entierran muertos, nos presagia una vida larga y feliz, as? como el incremento de nuestros bienes o la mejor?a de nuestra situaci?n, ya sea en lo econ?mico, en lo moral o en la salud. Pero si adem?s nos entierran en una tumba (no en un nicho), es que llegaremos a ser propietarios de una casa o una finca.

FUNERALES

Los funerales son el servicio religioso que acompa?a el entierro; y es que si en el entierro lo que cuenta es lo que se hace con el cuerpo del difunto, en los funerales lo que cuenta es su alma. Por ello, los funerales so?ados nos recuerdan que la muerte no es m?s que el paso a otra realidad y que lo que debemos tener en cuenta es la perduraci?n de la vida m?s all? de la muerte: la vida eterna o nuestra uni?n, nuestro matrimonio con la divinidad.

Asi pues, los funerales siempre tienen un sentido de matrimonio o nacimiento (o lo que es lo mismo, de bautizo), ya sea de aquel a cuyos funerales asistimos o de alg?n reci?n nacido en la familia.

Caso aparte es cuando no sabemos -o no queremos saber- por qui?n son los funerales, o cuando son por alg?n pariente muy ?ntimo: padre, madre, c?nyuge o hijo, en cuyo caso el problema es mucho m?s serio, pues en ?l intervienen toda una serie de complejos ps?quicos cuya base es la de "enterrar", querer eliminar situaciones y problemas personales o complejos de culpabilidad. En todos estos casos s?lo el so?ador o su psicoanalista pueden conocer la respuesta al sue?o, que nunca ser? optimista.

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios