El Rincón de Galadras

= PUBLICIDAD =




















Rentabiliza tu sitio!


Domingo, 09 de diciembre de 2007
En sue?os, la cuesti?n de las edades es algo muy relativo; casi me atrever?a a decir que es algo que depende totalmente de las circunstancias particulares y moment?neas del so?ador en el momento de tener el sue?o. En efecto, es una opini?n muy generalizada que so?arse m?s viejo de lo que se es augura larga vida, pero ocurre que la mayor?a de los autores consideran que verse m?s joven de lo que se es tambi?n presagia larga vida, lo cual a pesar de parecer contradictorio sigue siendo verdadero.

Porque en sue?os la edad equivale a energ?a vital; y de la misma forma que los cient?ficos hablan de "edad oficial" y "edad biol?gica", tambi?n deber?amos concluir con la existencia de una "edad psicol?gica", que es la edad con que nos vemos en sue?os.

Asi, el joven lleno de planes y ambiciones, so?arse anciano es una forma de reflejar lo mucho que le queda por vivir y realizar en la vida. Y el hombre maduro, o anciano, que se sue?a mucho m?s joven de lo que es, en su interior se siente joven, todav?a tiene planes y ambiciones que realizar, todav?a se siente lleno de vitalidad y con a?os por delante.

Lo malo, lo verdaderamente grave, es que un anciano se sue?e viejo; es que en aquel momento ya se siente acabado, ha perdido las ilusiones y, con ellas, la necesidad de seguir viviendo.

Por dicho motivo, llegados a cierta edad solemos vernos en sue?os m?s j?venes de lo que somos, y s?lo en momentos de depresi?n nos vemos como somos o todav?a m?s viejos; es como si en los momentos bajos sinti?ramos el peso de los a?os, y en los momentos de euforia vital el contador de los a?os se hubiera detenido en aquella edad en la que nos hemos sentido mejor, en nuestra edad ideal.

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios